Vendedora de la tienda dura para el sexo.

Al chico le gustaba la joven vendedora en la tienda y comenzó a criar hábilmente la belleza no es el sexo. Menos de diez minutos cuando el pollito ya chupó ansiosamente su polla gorda, la abofeteó de placer y le pidió al chico que la follara más fuerte.